• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias

¡Ven al encuentro misionero de jóvenes! El Escorial del 21 al 23 de abril


XIV Encuentro misionero de jóvenes
El Escorial (Madrid), 21-23 abril 2017


“Una cosa te falta….” (Mc 10, 21)

El Papa Francisco advertía a los jóvenes en el Encuentro de Cracovia el pasado 30 de julio de 2016 del peligro de la parálisis que lleva a ser “jóvenes de sofá”, a buscar la felicidad en la comodidad y el inmovilismo. Frente a esta realidad tan extendida, el Papa les proponía el ejemplo de Zaqueo, que dejó su forma cómoda de pensar y de vivir para seguir a Jesús en su amor y servicio a los pobres.

En esta edición del Encuentro misionero de jóvenes se quiere seguir profundizando en esta dinámica y en su aplicación al compromiso misionero de los jóvenes. Para ello hay un programa propuesto en base a tres pasos a desarrollar durante todo durante el Encuentro: reflexión, encuentro y misión.

Así, el sábado por la mañana se dedica a la oración del texto bíblico del lema -el encuentro de Jesús con el joven rico- y a la reflexión sobre la pregunta “¿quién soy yo?”, para que los jóvenes puedan entrar dentro de sí mismos y descubrirse tal como son a la luz del Evangelio. La tarde se centra en el encuentro con Jesús: que los jóvenes, una vez se han descubierto a sí mismos y se han encontrado con su realidad, lleguen a un encuentro personal con Jesucristo, como sucedió al joven rico, y puedan escuchar la respuesta de Jesús: “Eres bueno, pero todavía te falta una cosa”. Por último, el domingo se dedica a la misión; tomando pie en la homilía del Papa Francisco a los jóvenes en Croacia en la Misa de Clausura de la JMJ en Croacia, en la que comenta las tres tentaciones que tiene Zaqueo y que están impidiendo el encuentro con Jesús. Se quiere dar respuesta a estas las tentaciones paralizantes con el testimonio de tres misioneros. Finalmente, corona todo el encuentro la celebración de la Eucaristía final.


Si estás interesado en asistir ponte en contacto con la Delegación de Misiones en: Calla Zamora 50, 1ºC o llama al teléfono 923 21 49 15,

Día de Hispanoamérica en Salamanca

“Vayan, sin miedo, para servir”

Hoy se celebra en todas las diócesis de España el Día de Hispanoamérica. En este día la Iglesia renueva su compromiso misionero y su vocación de llegar «hasta los confines de la Tierra» anunciando a Cristo, quien fue, es y será por siempre el único mediador entre Dios y los hombres, modelo de humanidad plena y reconciliada, hasta que su Palabra reine en cada hogar y en cada corazón del mundo.

En Salamanca lo hemos celebrado esta mañana en la Iglesia de Capuchinos a las 12'30 horas en un ambiente festivo y fraterno acompañados por muchas personas de este maravilloso continente y por la comunidad parroquial. 

Después de la Eucaristía celebramos un pequeño ágape para seguir estrechando los lazos que nos unen.



Presentación de la Jornada de Infancia Misionera


Opción por lo pequeño

Por Anastasio Gil 

Director de OMP en España

La celebración de la Jornada de Infancia Misionera el cuarto domingo de enero es una invitación a las comunidades eclesiales, donde los niños se están iniciando en el conocimiento de Jesús, la celebración sacramental, el aprendizaje de la vida evangélica, y el compromiso apostólico y misionero. La Jornada de Infancia Misionera 2017, con su lema "Sígueme" incide especialmente en la tercera dimensión, la práctica de la vida cristiana, siguiendo el rastro de Jesús. 

El 22 de enero con la Jornada de Infancia Misionera, la Iglesia en España invita a los fieles a remansar la mirada en los más pequeños y celebrar con ellos una jornada misionera. Apenas cerrado el tiempo de Navidad, en el que hemos contemplado a Dios hecho niño, se enciende una nueva luz que ilumina la expresión de estos pequeños: ahora es en sus caras donde seguimos contemplando el rostro de Dios. 

Los niños, los más vulnerables

Esa contemplación de los niños y de su fragilidad suscita en los mayores una especial cercanía y complicidad. Cualquier noticia que denuncia su sufrimiento y exclusión es causa de dolor y de compromiso por subsanar estas situaciones. Niños abandonados, sometidos a trabajos físicos más allá de sus capacidades y de sus derechos, víctimas de comercio o de la droga...; realidades que parecen no tener remedio, porque la frecuencia y diversidad de estos atropellos se multiplica, a pesar de las denuncias y alarmas sociales. 

Tal es la repercusión que esta indefensión tiene en la sociedad que en 1924 se hizo pública la Declaración de los Derechos del Niño de Ginebra, y hace exactamente 70 años nació UNICEF. También en España se ha aprobado una Ley de la Infancia. Pero se vuelve a constatar la fractura entre la legislación y el egoísmo de algunos sectores de la sociedad. Basta asomarse a los medios de comunicación para comprobar que, pese a estas cautelas legislativas y tantas declaraciones de condena, la infancia sigue siendo víctima de la violencia doméstica, el tráfico de órganos, el trabajo inapropiado, el abuso sexual o la eliminación de los concebidos no nacidos.

De nuevo es necesario asomarse al Evangelio y descubrir que, para Jesús, los niños son más que seres dignos de respeto y protección, objeto de atención personal, educativa y social. Hay un plus que brota de la novedad del Evangelio: los niños pasan a ser protagonistas de su propio destino. En la mentalidad judía, pertenecían a la categoría de los “sin dignidad”. Pero Jesús realiza un cambio jerárquico, colocando en el centro del anuncio a las categorías marginadas. Así, el niño aparece en el punto de partida y de llegada del Reino. 

Dar y recibir, siguiendo a Jesús

Muy a menudo, este Reino que Jesús describe en las parábolas se compara a algo muy pequeño que llegará a ser muy grande: la semilla de mostaza, el grano de trigo, la pizca de levadura... Jesús mismo quiso vivir la experiencia de la infancia, pasando treinta años en la sencillez y el ocultamiento. Su ejemplo ha sido secundado por la Iglesia. Clara manifestación de esta opción es la Obra que nació en 1843, cuando el obispo de Nancy (Francia), Mons. Forbin-Janson, descubrió en los niños de su diócesis el medio más eficaz para cooperar en la evangelización de los más pequeños. Ahora son más de 130 los países donde los niños, por una parte, reciben de Infancia Misionera las ayudas necesarias para evitar tantas situaciones dramáticas; pero, además, ellos mismos asumen el compromiso de ayudar a otros niños, convirtiéndose, efectivamente, en protagonistas de una bonita historia de solidaridad.

Los frutos no se hacen esperar, porque en el carisma fundacional se contempla el don de la reciprocidad. No hay unos, ricos, que dan y otros, pobres, que reciben. Todos, los de aquí y los de allá, dan de lo que tienen. Y, en muchos casos, más de lo que tienen, porque implican a los mayores en este ejercicio de donación. También reciben, y mucho. Porque el niño de Infancia Misionera recibe ante todo la oportunidad de salir de sí mismo e iniciar el recorrido de la fe, con sus educadores, catequistas y padres.

El itinerario se inicia el primer domingo de Adviento. Ellos tienen la oportunidad de descubrir cómo resuena la voz de Jesús, que cada domingo les dice al oído: “Sígueme”. Esta primera etapa culmina saliendo a las calles como “sembradores de estrellas”. A la vez, van preparando la “hucha del compartir”. Pasada la Navidad, se inicia la recta final, hasta la gran celebración del 22 de enero, cuando los pequeños presentan en la eucaristía las huchas repletas para los niños que más lo necesitan y, a cambio, reciben la mirada de complicidad de Jesús, que les anima a seguir subiendo por la escala del “Sígueme”, como muestra el cartel de la Jornada.

Celebración de San Francisco Javier con la Congregación de Mariannhill en Salamanca


Ayer, sábado 3 de diciembre, celebramos la fiesta de nuestro patrón San Francisco Javier con la Congregación de los misioneros de Mariannhill en Salamanca. Fue un rato precioso de dar gracias a Dios por la vocación misionera y de pedirle al Señor que siga llamando a más personas a salir a las fronteras de un mundo herido que tanto necesita de su Buena Noticia. 

Nos juntamos un nutrido grupo de colaboradores de la Delegación de Misiones y de familiares y amigos de los misioneros para celebrar la Eucaristía y compartir la vida en torno a un sencillo ágape fraterno. Damos gracias a la Comunidad de Mariannhill de Salamanca por su cariñosa acogida.








Celebración de San Francisco Javier el sábado 3 en Marianhill Salamanca a las 20 hs.


El próximo sábado, 3 de diciembre, celebramos la fiesta de San Francisco Javier, patrono de los misioneros. Este año celebraremos nuestra fiesta en la Capilla de la casa de los Misionero de Marinahill de nuestra ciudad que se encuentra situada en la calle Zúñiga 2 (muy cerca de la Estación de tren). Tendrá lugar a las 20 hs y después tendremos un sencillo ágape.
Siéntete cordialmente invitado a participar en esta fiesta de la Misión y a invitar a otros a celebrar con nosotros.

Carta de san Francisco Javier a los universitarios de París

"Muchos cristianos se dejan de hacer en estas partes, por no haber personas que en tan pías y santas cosas se ocupen. Muchas veces me mueve pensamientos de ir a los estudios de esas partes, dando voces, como hombre que tiene perdido el juicio, y principalmente a la universidad de París, diciendo en Sorbona a los que tienen más letras que voluntad, para disponerse a fructificar con ellas: ¡cuántas ánimas dejan de ir a la gloria y van al infierno por la negligencia de ellos!

Y así como van estudiando en letras, si estudiasen en la cuenta que Dios nuestro Señor les demandará de ellas, y del talento que les tiene dado, muchos de ellos se moverían, tomando medios y ejercicios espirituales para conocer y sentir dentro en sus ánimas la voluntad divina, conformándose más con ella que con sus propias afecciones, diciendo: "Señor, aquí estoy, ¿qué quieres que yo haga? Envíame adonde quieras; y si conviene, aun a los indios".

¡Cuánto más consolados vivirían, y con gran esperanza de la misericordia divina a la hora de la muerte, cuando entrarían en el particular juicio, del cual ninguno puede escapar, alegando por sí: "Señor, cinco talentos me entregaste, he aquí cinco más que he ganado con ellos"! Témome que muchos de los que estudian en universidades, estudian más para con las letras alcanzar dignidades, beneficios, obispados, que con deseo de conformarse con la necesidad que las dignidades y estados eclesiásticos requieren.

Está en costumbre decir los que estudian: deseo saber letras para alcanzar algún beneficio, o dignidad eclesiástica con ellas, y después con la tal dignidad servir a Dios. De manera que según sus desordenadas afecciones hacen sus elecciones, temiéndose que Dios no quiera lo que ellos quieren, no consintiendo las desordenadas afecciones dejar en la voluntad de Dios nuestro Señor esta elección. Estuve casi movido de escribir a la universidad de París, a lo menos a nuestro Maestre de Cornibus y al doctor Picardo, cuántos mil millares de gentiles se harían cristianos, si hubiese operarios, para que fuesen solícitos de buscar y favorecer las personas que no buscan sus propios intereses, sino los de Jesucristo."


Ganadores de la fase diocesana del concurso de felicitaciones navideñas de Infancia Misionera en Salamanca

Habéis sido muchos los niños y niñas participantes en el concurso que, con motivo de la Infancia Misionera, os proponíamos desde las distintas Delegaciones de Misiones y OMP. No ha sido sencilla la elección pero queremos comunicaros que los ganadores en Salamanca han sido Verónica Hernández Prieto (11 años) del Colegio Villar y Macías y Jonás Rodríguez García (7 años) del Colegio Miguel de Unamuno de Peñaranda de Bracamonte.

¡Enhorabuena a los dos ganadores y mucha suerte para la fase estatal! Y a todos los que habéis participado daros también la enhorabuena y muchas gracias por participar.

Os mostramos las dos felicitaciones ganadoras de la fase local:

Verónica Hernádez Prieto

Jonás Rodríguez García